Aviones de papel para dos amigos de la infancia

El cielo lloró estrellas brillantísimas,
convirtió al día en la noche como en un parto.
El mar nocturno revolvió en una enorme iluminación azul
al que dejó ciegos
a los miles de pájaros que por allí volaban buscando calor,
buscando alimentos desesperados.
Un tsunami de estrellas
podridas de tanto brillar
se clavó en el mar,
en sus corazoncitos destrozados de dolor punzante,
atragantados de la tanta verdad
en un collage de inocencia infantil,
como en los escudos de oro de los muñecos de los niños,
que los ahogara para siempre sin compasión
en la su dantesca sinceridad sin saberlo
atormentados sin saberlo de una sola vez y para siempre
de hasta el fondo mismísimo eterno del amanecer más profundo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s