Buscándote en los brillos del sonido de mi piano o el guitarrista de los martes

El alma no debe venderse nunca, ni por trámite actual ni por necesidad imperiosa. Hay que salirse por la tangente, o el poeta acabará perdido en sangres con su corazón en manos de otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s