Trozos de sangre

Juan gritaba con su guitarra esperando una respuesta infinita de Gladys. Un banco de mujeres paseaba tras los cristales del restaurante con sus bicicletas y trozos de sangre latiendo en su interior. A Gladys se le cae una lágrima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s