Gladys VI

El corazón de Gladys VI se cae al suelo y florecen mil corales de Bach que atraviesan el cielo provocando mil brillos en las almas que todavía no se habían entregado a la velocidad. Nadie tenía intención de comprender nada ni muchísimo menos tomarse tiempo para ello. La mímesis les obligó a apartar la autenticidad de cualquier atisbo de vida en sus miradas. Cualquier mala interpretación de lo que ocurría podía ser utilizada en su contra, y era preferible y predecible incluso que todo siempre permanecería quieto y perfectamente ordenado, pero con ribetes ensangrentados en aparente movimiento incesante por el exceso de brillo. Miles de sonidos hicieron estallar a Gladys.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s