Isla de lobos

Librada tenía muchas formas de ver las cosas
y nunca las veía del mismo modo.
Estaba tan viva
como el agua
que choca contra las rocas
que nunca choca
del mismo modo
pero que
siempre se estrella.
Unas veces más fuerte,
otras más débil,
pero siempre abrazando
sin la suficiente fuerza
como para arrancar del tiempo
aquella isla perdida
en la inmensidad del mar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s