El protocolo

El mundo volvió a dividirse en dos una vez más, los que copiaban, y los que eran copiados. Mientras, los árbitros –espectadores corruptos del desequilibro constante de tremenda tontería- se llenaban los bolsillos en silencio, cargando en cuenta a los susodichos ejércitos la tasa correspondiente por el derecho a jugar en este partido de fútbol, las multas por las prórrogas y retrasos, y los uniformes de colores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s