Sistema

En realidad a Mario no le había parecido buena idea, pero tampoco le importaba ya tener que coger nuevamente un barco. A Mario no le gustaban los barcos. A Mario no le gustaban los paisajes marítimos en realidad. Sin embargo, Mario lleva toda su puta vida rodeado de agua, de calas naturales y paisajes vacacionales que a Mario le hacen multiplicar su odio a todo lo externo a su persona. Mario quiere una piscina de agua de mar caliente para cocer su existencia, sin embargo, la impresora marca que no hay papel, y Mario se siente frustrado una vez más. Entonces Mario se lía a patadas con la impresora y la impresora explota. Llega la dirección del centro, se frustra también y se ensaña con los ordenadores. Los chiquillos revolotean por el patio jugando a los asesinatos, poniéndolo todo perdido de sangres, provocando accidentes. En los servicios de profesores un par de encargadas de la limpieza se hacen el amor en un descanso infinito. Los profesores están todos de guardia, contando baldosas. El sistema sigue funcionando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s