Trozos de películas desordenados

La vida de Mayra, los sábados por la noche de Mayra -porque Mayra en las demás horas, en los demás días de la semana no tenía vida- se redujo a compartir archivos electrónicos por el Facebook con sus amigos argentinos, mientras se atiborraba de Red Bull sin azúcar para poder disfrutar toda la su noche llena de intensidad frente a la pantalla. Los niños se habían ido con su padre y su hermano pequeño se había marchado a emborracharse con sus amigos como todos los fines de semana, y la casa quedaba sola para ella, y en la oscuridad brillaba la pantalla de Mayra llena de mensajes con buenos sentimientos. Mayra sentía cómo poco a poco su vida se iba vaciando, recordaba los conciertos de clarinete con la banda, los viajes con sus compañeros de instituto, su novia polaca, su perrita… Ahora sólo quedaban palabras escritas en una pantalla, conversaciones por video chat, y trozos de películas desordenados en apariencia… Mayra recuerda los suaves sonidos de la su perrita, la única música que le quedó después de terminar con Gladys…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s