Sábado

Gladys se había desnudado una vez más.
Era inevitable no bañarse con Rebeca otra vez.
Un sábado por la mañana, bañarse de sol desnudas al amanecer,
mojadas por el silencio de la primera luz,
la música favorita de Gladys,
después de tanto tango y tanto flamenco,
harta del jazz de Mario y el minimalismo de Juan,
jugar a los espacios de tiempo, a desordenar la intensidad,
a pasarse las emociones de la izquierda a la derecha sin orden,
eran los juegos favoritos de Gladys,
Gladys era un poco como España, como el Facebook, como el WhatsApp,
una comunicación marcada, incompleta,
que ya desde hacía tiempo huía de las conclusiones generales,
que manoseaba la mayoría,
a falta de una decisión auténtica.

IMG_4811

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s