Metonimia

El aliento de Jocabed era una rara mezcla de Red Bull y semen. El cielo estaba abriéndose y Jocabed debía volver a embutirse en el uniforme azul de todos los días. Jocabed sabe de su aliento y se lava los dientes en un intento de borrar las huellas de aquella noche, sin recordar como cada día que son ya demasiadas las huellas a borrar, y que se multiplican en su boca como en su vida los líquidos, las esperanzas, y decepciones, y ni cambiar de marca de cigarrillos, fumar marihuana, o coger la guagua una hora antes van a poder solucionar su desesperada existencia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s