Aforismo

Los hombres acudían al enorme tatuaje de su brazo lo mismo que un enjambre de avispas revolotean un brazo bañado en miel, como una inmensa luz en la noche que no quiere conducir a nadie a toda costa, como un brillo que quiere suicidarse sin querer por unas escaleras y en silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s